Lo mejor de Intensamente

By 25 octubre, 2016articulos
int

Esta película que ha gustado tanto por su entretenida y emotiva historia no sólo nos brinda la posibilidad de compartir un momento con nuestros hijos sino que nos permite graficar la existencia del MUNDO INTERNO que todos tenemos.

Nos traslada a los adultos a nuestras propias infancias, lo cual nos ayuda a reconectarnos con nuestros hijos, pero además a comprender su mundo emocional infantil.

Nos invita a preguntarnos: ¿COMO VEN EL MUNDO LOS NIÑOS?.

A través de esta historia familiar podemos aprender la importancia de las vivencias infantiles y como se van formando las estructuras que construyen su modo de ser en la relación con sus padres. Claramente nos muestra que nuestras interacciones con ellos y la forma en que abordamos las situaciones no dan lo mismo.

Desde este aspecto es relevante reflexionar sobre porque los niños tienen ciertas conductas, lo importante que es darse el tiempo de observarlos, escucharlos con atención, brindarles la oportunidad de opinar, reconocer la importancia de sus conflictos y miedos, validar sus emociones.

Siempre se dice que “los niños no se dan cuenta”, “como son niños no entienden”, “cuando están chicos no se acuerdan”, “ya se le va a pasar, tiene que entender”, sobre todo cuando los enfrentamos a situaciones en que deben adaptarse como cambios de casa, ciudad o colegio, separación de los padres, fallecimientos o nacimientos… todas estas frases son FALSAS.

Los niños reconocen e interpretan situaciones; sienten intensamente, incluida la rabia;  sus miedos y angustias son reales, aunque a los adultos nos parezcan sin importancia; son receptivos a los estados emocionales de los adultos, por lo tanto, pueden percibir la preocupación, temores, tristezas y rabia de sus padres. Pero no saben cómo regular estas emociones, esto lo enseñamos los adultos: cuáles son sus emociones, que situaciones las provocan, como expresarlas y cómo reaccionar frente a ellas.

Así que la próxima vez que tu hijo te parezca nervioso, inquieto, más callado de lo normal, asustado, triste, irritable, no sólo debes fijarte en su conducta “está insoportable”, sino preguntarte y preguntarle ¿Qué pasa?, ¿Qué está provocando que se sienta asi?, ¿Cómo puedo ayudarlo?…

Mantener siempre activa la Isla de la Familia y las relaciones vinculares seguras que la sostienen es lo más importante para brindar un desarrollo emocional sano en tus hijos.

Carolina Villaseca Rojas

Psicóloga Clinica Infanto – Juvenil